–Camarero, tráigame el mejor champán que tenga.

–Perdone señor, pero, en este bar no tenemos Champán.

–Ya me lo imaginaba…, ponme una cerveza. –Es que llevaba meses soñando en el momento en que podría decir estas palabras. Me imagino que pretender que en un bar lleno de putas y macarras en el centro del Raval haya champán del bueno es un poco iluso por mi parte, pero tenía que decirlo.

Cojo la mochila, la pongo entre mis piernas y me echo a reír, mientras tanto el camarero me pone la cerveza mirándome con desdén. Lo único que me duele de toda esta historia es tenerme que reír solo, aunque es un precio que pago gustoso. Es curioso como la vida, a veces, te cruza estas oportunidades en tu camino y lo único que se necesita es valor para utilizarlas, que no es poco.

Un señor gordito y calvo, tirando a mulato, deposita un periódico junto a mí en la barra y por un momento mis reflejos quieren alcanzarlo, tantos meses de atención constante a las páginas de actualidad han dejado mella en mí, pero era absurdo, hacía ya tiempo que no decían nada del caso Pastor. Me toqué con la mano derecha la cartera, no se notaba, pero yo lo sentía, parecía vibrar junto a mi corazón ese billete de avión, destino… Cualalumpur. Mañana por la noche todo quedaría muy lejos, como lejos parece quedar ya ahora ese lunes de abril.

Esa mañana me levanté con resaca, el día antes había estado bebiendo con unos amigos y la edad ya no perdona. No es que sea mayor, pero a mis treinta años un poquito de alcohol…, quizá no tan poquito, me pueden provocar un despertar de perros, pero no pasa nada, un analgésico, un par de cafés cargados, una buena cagada y… ya estoy listo para enfrentarme a otro rutinario y asqueroso día.

No es que tuviera de que quejarme, pero me quejaba. Es cierto que ganaba un buen sueldo y tampoco se puede decir que trabajase dieciséis horas al día, pero en el fondo la felicidad es relativa a tus sueños, ¿no? Y yo soy un gran soñador, es muy difícil que la vida llegue nunca a saciar mis expectativas. El mundo es tan grande y mi vida tan corta que cada minuto desperdiciado en esa mierda de trabajo me parecía un minuto asesinado, en el fondo era como si cada vez que me levantara para no hacer nada interesante me estuviera suicidando un poquito. Quién me iba a decir a mí que ese día iba cambiar mi vida.

El día estaba lluvioso y el cielo de ese color gris mierda que sólo puede tener en una gran ciudad. El asfalto húmedo y oscurecido por una lluvia de madrugada parecía insultarme, tenía la sensación de que todo el mundo me miraba mal, incluso el señor rojo dibujado en el semáforo. Ahora, en la distancia, me río –éste va a ser un mal día– me dije en ese momento. Lo primero que tenía que hacer esa mañana era meterme en un banco. Estábamos a primeros de mes, eso quería decir que me pasaría una hora haciendo cola, y todo para cobrar un miserable cheque, que no era ni para mí. La única ventaja de todo ese asunto era Helena, la cajera del Banco Pastor, sólo pensar en su sonrisa me podía alegrar una mañana que había empezado tan gris. Me dije para mis adentros, hoy sí, Simón, de hoy no pasa, hoy la invito a tomar una copa. Lo cierto es que las dos últimas veces que había ido me había dicho lo mismo y ninguna de ellas lo había hecho, y como es obvio hoy tampoco lo haría, aunque no por las causas que yo en ese momento pudiera prever.

Evidentemente cuando llegué, montañas de rostros grises y encorbatados se agolpaban en las ventanillas de los cajeros. Extrañamente la cola de Helena era la más larga, yo, por supuesto, le añadí un poco más de longitud. De entre todas mis virtudes es evidente que la paciencia no es una de ellas, la espera siempre me desespera y tengo que inventar juegos absurdos para soportarla. Jugar a Sherlock Holmes es de los más divertidos. El juego es simple, elijo al azar uno de los rostros sombríos que revolotean a mí alrededor y le doy luz, miro su manera de moverse; su manera de vestirse; sus gestos y deduzco una historia, su historia, si acierto gano y si no, pierdo, aunque nunca puedo comprobar si he ganado o he perdido, suelen ser vidas que desaparecen en el tiempo absorbidas por la gran ciudad y que jamás vuelvo a ver. Ese día me llamó la atención un hombre alto, rubio, tirando a pelirrojo, de cara huesuda y barbilla prominente. Llevaba un traje azul que evidentemente no era suyo, le sobraba por todas partes, y encima no combinaba nada con sus pantalones grises. Por los movimientos de sus manos se deducía que estaba muy nervioso. Una nuez extremadamente exagerada que no paraba de tragar y unos ojos que parecían vigilarlo todo acababan de redondear una sensación que rozaba la histeria.

Mientras avanzaba a pequeños pasos hacia Helena imaginaba una historia que justificara sus nervios. Lo primero era ponerle un nombre; tenía cara de Raúl, esos ojos claros y esa piel marcada, que en su adolescencia debió parecer los Montes del Olimpo de tantos granos que la surcaron, me hacían pensar que era del norte, quizás extranjero, inglés o irlandés muy probablemente. Posiblemente un joven empresario que había gastado todos sus ahorros en un negocio y ahora todo dependía de que ese talón que llevaba bajo la chaqueta tuviera fondos, seguramente esa era la causa de sus nervios. Hay que ver que poco teatral que soy. Hubiera sido mucho más divertido que los nervios de Raúl fueran debidos a que estaba a punto de atracar el banco. Mi subconsciente esbozó una sonrisa, ya sería divertido ya, traería un poco de emoción a un día tan aburrido. Ya me lo dijo un día mi padre –Simón, ves con cuidado con lo que deseas.

De repente una explosión. –¡Todos al suelo, me cago en la puta!

Un señor de tez morena, bajito y fornido, golpeaba sin piedad con la culata de una recortada en la mandíbula a un guardia de seguridad. Raúl, por su lado, sacó una automática y, entre gritos histéricos, empezó a amenazar a todo el mundo obligándonos a estirarnos en el suelo. La mesita de propaganda que quedaba junto a mí me impedía ver bien lo que estaba sucediendo pero por los ruidos y los gritos deduje que mientras Raúl se encargaba de mantenernos a todos bien quietecitos, el moreno había entrado detrás de las cajas y obligado a un cajero, que por suerte no era Helena, a abrir la caja. Un chico joven con pinta de yupi engominado y con cara de asustado me miraba incrédulo al ver que sonreía, un poco de diversión en una mañana gris no vendría mal, total, nunca le he tenido mucho cariño a los bancos y siempre he soñado en asaltar uno, sólo que soy un ser demasiado pacífico para atreverme a un hecho que podría acabar con daños a otras personas, esperaba que Raúl y su amigo pudieran salirse con la suya y huir con el dinero, pasado mañana todo sería una anécdota para contar a los amigos junto a unas cervezas.

Mientras mi mente circulaba por esos derroteros una ley universal entraba en funcionamiento: la ley de Murphy: Si algo puede salir mal, probablemente saldrá mal.

–Alto, no se muevan –seguramente iban a decir más cosas pero los disparos empezaron a sonar. Me gustaría haber podido ver mejor lo que allí sucedió, pero yo, como el resto de las personas, estaba más preocupado en intentar hundir mi cabeza bajo mis manos que en curiosear sobre todo ese estropicio que estaba ocurriendo. No sé cuanto duró, pero a mí me pareció una eternidad, al cabo de la cual el silencio volvió a reinar en el banco. Durante unos minutos que me parecieron horas, sólo los jadeos de Raúl y su amigo resonaban en el lugar, creo que fui de los primeros que me atreví a levantar un ojo. Al yupi de la derecha le había estallado la gomina y su cabeza parecía un jardín de cactus, pero lo que realmente me asustó es que justo en la mesita de nuestra izquierda tres agujeros de bala parecían humear todavía.– ¡Joder! –pensé– nos ha venido de poco.

La pregunta que me hacía yo y me imagino que el resto de los allí presentes era, ¿qué coño había sucedido?, aunque lo cierto es que me lo podía imaginar. Seguramente un policía o un guardia de seguridad o algún subnormal armado se creyó Harry el sucio e intentó detener a los villanos, lo que quedaba en ese momento por saber era el resultado final de la imbecilidad del Harry de turno, lo que sí quedaba patente, ya en ese momento, es que eso no iba a ser una simple anécdota que me alegrara esa mañana.

–Qué hacemos –dijo uno de los atracadores, creo que era Raúl.

El moreno dejó pasar unos segundos tras los cuales sólo pudo exclamar un contundente “mierda” un “mierda” que sólo fue el principio de toda una retahíla de improperios insultos y maldiciones, y no era para menos el golpe perfecto se acababa de convertir en el desastre perfecto.

Fue en ese momento en el que una idea en un principio sutil, empezó a florecer en mí. Al comienzo sólo era una cuestión de supervivencia que surgió como respuesta a una pregunta: ¿cómo salir vivos de aquí? Era evidente, para mí, que ese último accidente nos había situado a los atracadores y a mí en el mismo bando, la última cosa que quería ver era una especie de equipo A entrar pegando tiros en plan película americana, para mí, y creo que para el resto de nosotros, lo que más nos interesaba era, o que Raúl y su colega se rindieran o que se salieran con la suya. La primera parte del plan se basaba en intentar que se rindieran, pero al mismo tiempo ya mi mente estaba perpetrando una segunda parte por si acaso no conseguía convencerlos.

Cuando levanté la cabeza Raúl, aún con todos sus nervios, parecía el más sereno de los dos. Estaba sentado junto a la puerta controlando el exterior mientras su compañero daba vueltas sin parar como un león enjaulado.

–perdón –me atreví a decir. El silencio pareció hacerse más profundo de lo que ya era. Creo que mi tímida intervención hizo callar hasta los pensamientos de los presentes.– Perdón –volví a repetir. Los dos me miraban como anonadados y como no contestaban yo proseguí con mi intervención.– perdonen que les moleste… pero… a no ser que decidan salir corriendo esto parece que va para largo y yo me preguntaba si nos van a tener mucho rato estirados en el suelo.

Justo en ese momento, como si no fuera ya bastante difícil intentar hablar con alguien armado y con los nervios a punto de estallar le añades como veinte mil coches de policía con las sirenas a todo trapo entrando derrapando y chirriando ruedas en la calle. Recuerdo que pensé –Los que faltaban, el séptimo de caballería con las trompetas y los indios incluidos, ¿no me habré metido en un concurso de subnormales por error? –Y si esos dos estaban nerviosos antes imagínate ahora. Llegué a pensar que me iban a pegar un tiro. Por suerte, para mí, lo que estaba sucediendo fuera parecía preocuparles más que yo y salieron disparados hacia las ventanas.

Mi nueva posición de rodillas me dio perspectiva suficiente como para hacerme una idea de lo que había y estaba sucediendo. Debía haber unas veinte personas tiradas en el suelo, de los cuales más o menos unos diez eran jóvenes de los que no me iba a preocupar por ahora. Helena estaba llorando, tenía sangre en el brazo derecho. Pero no era el suyo el único llanto que se escuchaba en el lugar, una mujer de edad avanzada yacía junto a dos niños que deberían tener unos ocho y doce años. La niña de doce años ahogaba su sollozar en el brazo de la que supongo era su abuela, el niño en cambio era junto a mí y un señor de unos cincuenta años los únicos que parecíamos tener más curiosidad que miedo. Dicen que la curiosidad mató al gato. Afortunadamente yo no soy un gato.

–¿Qué hacemos? –volvió a repetir el moreno.

–Pensar –dije yo, y enseguida me arrepentí de haberlo dicho porque el moreno se abalanzó sobre mí y me propinó una soberana patada en el estómago que me hizo rodar hasta la pared.

–No te hagas el listillo chaval.

–No es lo que pretendo, –respondí como pude– pero no sé si os dais cuenta que ahora todos estamos en el mismo bando.

–¿Qué quieres decir?

–Me imagino que a nadie de aquí le interesa un comando de fuerzas especiales pegando tiros. Hace un momento ha venido de poco que no me mandáis al otro barrio sin ni tan siquiera enterarme, no quiero volver a oír ni un tiro más.

–Eso va depender de los de allí afuera –añadió Raúl.

La conversación estaba subiendo poco a poco el tono. Tenía que encontrar una manera de relajarlos, sino sería imposible dialogar con ellos. Yo no debía ser el enemigo.

Había sangre en el suelo, justo en la entrada, y el guarda de seguridad que golpeó el moreno al comienzo de esta función, no estaba. Todo parecían ser malos augurios.

–¿Quién ha sido el subnormal que se ha liado a tiros? ¿El guardia de seguridad?

Y entonces intervino el señor de pelo blanco que parecía ser junto con el niño el único que no estaba a punto de echarse a llorar. –No, Pedro no ha sido, él no a empezado, él sólo ha recibido.

–¿Es suya esa sangre?

–Fue un accidente –se apresuró a intervenir el moreno– Nosotros sólo nos defendimos.

–Tienen razón, –contestó el viejo como lamentándolo– la culpa fue de una pareja de la guardia civil. Debieron ver algo sospechoso y entraron. Quizás se asustaron, no sé, la cuestión es que se liaron a tiros. Pedro reaccionó al tiroteo sacando también una pistola que llevaba escondida en el tobillo y salió corriendo hacia la puerta disparando hacia atrás, y un disparo lo alcanzó.

El silencio que quedó después fue un silencio que pesaba; un silencio que parecía ser arrastrado por el tiempo.

–¿Quizás no ha sido nada? –dije yo intentando quebrantar el ambiente, pero la respuesta no hizo más que añadir un poco más de plomo al aire, por si no era suficientemente pesado.

–Le alcanzó en plena cabeza.

Debieron pasar casi quince minutos en el más absoluto mutismo; quince minutos en los que lentamente las cabezas de los presentes iban despegándose del suelo. Unos apoyaban el cuerpo sobre los codos, otros se recostaban en las paredes y todos parecían ir tomando conciencia de la situación. Los atracadores parecía que se iban calmando, pero la situación no era alentadora, estaban cambiando la histeria por la desesperación. Y lo cierto es que no sé si prefiero tratar con un ser histérico o con uno desesperado. No entendía a que se debía ese silencio. ¿Por qué la policía no se pone en contacto con los atracadores? Los estarán intentando poner nerviosos. Ya nadie lloraba. Y al final yo, para variar intervine. –Esto va para largo, no creo que os dejen salir de aquí con vida. A no ser que tengáis un plan “cojonudo” para salir de ésta, yo de vosotros me plantearía el entregarme como la alternativa menos mala.

–Hemos matado un policía, no nos podemos entregar. Nos encerrarían y tirarían la llave.

–Como mucho serían treinta años y a los quince ya podríais estar fuera por buena conducta.

El moreno se echó a reír. –¿Qué diferencia hay entre quince años y una vida? No, yo no me entrego, si me tengo que cargar a alguien… me lo cargo, y si no que me saquen con los pies por delante, pero, no sé tú –dijo mirando a su compañero– pero yo no me voy a entregar.

Raúl asintió con la cabeza. Quizás por mi necesidad de libertad podía entender que alguien prefiriese morir a pasar quince años encerrado, aunque yo jamás habría matado por ello. –Deberíais buscar una radio o un televisor, sería muy interesante saber lo que está sucediendo allí a fuera. –A alguno de los presentes no pareció gustarle demasiado la aparente ayuda que yo pretendía prestarles a Raúl y su compinche. Entre ellos se encontraba el pijo despeinado que tenía tirado delante, que me miraba como si le estuviera traicionando. No me preocupó mucho, con ese aspecto de nindundi, lo que me hubiera sorprendido es advertir alguna chispa de inteligencia asomando entre tanta gomina.

–En mi despacho hay una pequeña cadena musical que tiene radio.

–¿Dónde está tu despacho? –replicó el moreno con fiereza.

–Es el del fondo. –Se puso de rodillas y les dio unas llaves que llevaba en el bolsillo.

Parecía que poco a poco se iban creando dos bandos entre los que estábamos allí postrados. Por un lado los que como yo pensaban que lo mejor que les podía pasar es que los malhechores huyeran, con o sin botín, pero que todo eso terminara de una manera pacífica. Los otros, quizás porque sus mecanismos mentales no podían procesar más de dos ideas seguidas, no comprendían como era que estábamos ayudando a los malos. Por suerte para mí el señor mayor, que deduje era el director del banco, estaba de mi parte.

–¿Cómo coño funciona esto? –gritó Raúl.

El señor pidió permiso para levantarse y se lo dieron. Joder, el tío era bueno. Hizo ver que no sabía muy bien como funcionaba la cadena, les dijo que él nunca ponía la radio, pero les hablaba tranquilo y con voz suave. Estaba claro que todo estaba enfocado a tranquilizar a los captores, hasta que la radio escupió con fuerza lo que estaba sucediendo.

Le estaban haciendo una entrevista al jefe de policía, no recuerdo bien las palabras, pero excepto al director que se le ensombreció el rostro todos nos quedamos con la boca abierta. Resulta que justo a dos manzanas de allí había una reserva de líquido, que viene a ser donde los bancos guardan la pasta en metálico antes de repartirla por todas las sucursales, y eso en sí mismo no tendría mas trascendencia, si no fuera porque este fin de semana se registró un pequeño problema de seguridad y trasladaron todo el líquido a la cámara acorazada del banco en el que nos encontrábamos, nada más y nada menos que unos ochenta y cinco millones de euros, vamos, una burrada de pasta. El jefe de policía estaba convencido de que el golpe era interno, y que los maleantes eran unos profesionales que estaban allí justo por esos ochenta y cinco millones de euros. Claro, eso lo creía porque no les estaba viendo la cara a ninguno de los dos. Parecía que en cualquier momento iba a salir un tren de sus bocas, se habían quedado pasmaos, petrificados, patitiesos, estupefactos, atónitos, alucinados, anonadados y ya no se me ocurre otro sinónimo para describir la cara que se les quedó a esos dos, pero os puedo jurar que no tenían ni puta idea de que en ese banco hubiera tanta pasta. La policía siguió explicando que ellos no negociaban con delincuentes y que no les iban a dar ninguna oportunidad de escapar. –Lo mejor para ellos –dijo el jefe de policía de manera categórica– es entregarse y soltar a los rehenes.

Pero ya era demasiado tarde. Quizás si el muy bocazas se hubiera callado ellos se hubieran entregado. Pero ahora un sudor frío les recorría el rostro y una extraña luz les salía de los ojos, habían sido atrapados por la fiebre del oro. El instinto de supervivencia había pasado a segundo plano, igual que todas las demás consideraciones posibles, en su mente sólo existía una cifra, ochenta y cinco millones, rebotando a toda velocidad de una pared a otra de su cráneo que ahora ya estaba vacío de cualquier otra cosa.

–¿Dónde esta ese dinero? –le preguntó tartamudeando Raúl al director del banco.

El director comprendió en ese momento que el dinero era una nueva ficha que entraba en el juego. Sin decir nada se dirigió hacia una pequeña puerta de madera que había en el fondo del despacho, detrás de ella apareció una gruesa y brillante puerta metálica. Sacó unas llaves extrañas del bolsillo e introdujo dos en sendas cerraduras, giró una y marco un numero en un panel que había a un lado, giró la otra y marcó otro número en el mismo panel, después de esto la puerta se abrió lentamente produciendo un sonido como si fuera una lata de cerveza gigante y no una caja fuerte la que hubieran abierto. Os lo puedo contar porque hacía un rato que me había puesto de pie y lo observaba todo desde la puerta del despacho, ellos me habían visto y, o me estaban cogiendo confianza o es que los últimos acontecimientos les habían absorbido tanto que ni habían reparado en mí, porque no me dijeron nada. Lo cierto es que la caja no era muy grande, bueno si que era grande, pero no tanto como me la imaginé cuando supe que contenía ochenta y cinco millones de euros. Aunque lo verdaderamente sorprendente era que ni tan siquiera estaba llena. No sé, me imaginaba que tal burrada de dinero ocuparía más. La caja era de grande como un lavabo de bar pequeño sólo que llena de estanterías, y sólo las de la pared central estaban llenas de dinero, también había unos cuantos sacos en el suelo, pero por su forma deduzco que contenían monedas.

Por la cara que hacía Raúl y su compañero deduje que esos, o salían con el dinero o en una bolsa. De repente el moreno tomó conciencia de que por un rato habían descontrolado la seguridad, lo cierto es que si en ese momento a los rehenes en pleno se nos hubiera ocurrido largarnos sigilosamente creo que lo habríamos conseguido sin que ellos se enterasen.

–¡tú! Se puede saber que coño haces aquí de pié, siéntate allí, contra la pared. Todos vosotros, también os quiero allí, sentados, ¡contra la pared!

Yo me lo hice para quedar sentado junto al viejo. Mientras, ellos hablaban en voz baja sobre como conseguir llevarse el dinero. Claro, quizás ochenta y cinco millones no abultaban tanto como yo imaginaba, pero seguían abultando un montón. Le susurré al señor de al lado –estos tíos son imbéciles, si no les echamos una mano esto se puede convertir en una masacre.

Él asintió con la cabeza. –Si no hubiera sido por el jefe de policía quizás hubiéramos conseguido que se entregaran, pero con tanto dinero de por medio creo que podemos descartar esa posibilidad.

Yo estuve de acuerdo con él. –Pero si les ayudamos… ¿no nos arriesgamos a acabar en la cárcel?

–No te preocupes por eso, ese dinero está asegurado, el banco no tiene nada que perder, lo que nos importa realmente es que no se produzcan víctimas, quedan muy mal en los periódicos, las directrices de la empresa nos exhortan a hacer todo lo necesario para impedir una intervención armada, el problema es que a mí no se me ocurre nada.

–Yo tengo una pequeña idea.

Levanté tímidamente el dedo –perdón, ¿puedo hablar con vosotros en privado un momento?

Los dos se me quedaron mirando y por un momento me imaginé que el moreno iba a repetir la jugada que había hecho antes con mi estomago, pero no lo hizo, sólo un ligero movimiento con la cabeza me indicó que me podía levantar.

El moreno me hizo pasar a una de las cabinas de cristal y Raúl se situó junto a la ventanilla para escucharlo todo.

–Veréis, como os he dicho antes vosotros y yo estamos del mismo lado porque ni a mí ni a vosotros nos interesa una carga triunfal de los GEOS que le podría costar la vida a alguien. Además, por lo que veo no tenéis ni puta idea de cómo salir de aquí.

–Vamos a pedir un autobús y saldremos de aquí rodeados por los rehenes.

–Me parece muy bien, ¿y dónde iréis? ¿Cómo haréis que no os sigan? ¿Cómo cubriréis todos los flancos para que no os dejen secos desde alguno de esos edificios tan altos? –Los dos se quedaron un poco sorprendidos por mis preguntas.

–¿Y tu cómo lo harías?

–Pensad que lo hagáis como lo hagáis la cosa es peligrosa. Yo os ayudaré, pero sólo con vuestra promesa de que si las cosas se ponen chungas os rendís y hacéis todo lo posible para que nadie salga herido.

Ellos asintieron y yo se lo conté todo. Los dos asentían con la cabeza. Realmente llegué a dudar que comprendieran la totalidad de lo que les estaba contando, pero lo cierto es que a ellos no se les ocurrió nada mejor, quizás por necesidad o por estupidez, pero cuando acabé de contarles todo el plan, ellos confiaban plenamente en mí, creo que en ese momento, aunque de una manera sutil el que mandaba en el banco era yo, y así empezó todo.

De entrada allí había demasiados rehenes para trabajar con ellos de manera eficaz, con ocho que nos quedáramos habría suficiente, de tal manera que había que soltar a doce, yo elegí a cuales había que soltar y a cuales no, eso sí, en cualquier momento la decisión tenía que parecer de nuestros captores. Saldrían los más asustados y los más molestos, la abuela con sus dos nietas, el cabeza de gomina, Helena, ella era la única que estaba herida, y unos cuantos más, el señor de pelo blanco se quedaba conmigo, él se quedaría con el segundo grupo. Le expliqué por encima cual era mi plan y el acuerdo al que había llegado con Raúl y su amigo, y le pareció bien.

Pasamos todos unos segundos repasando mentalmente todos los pasos que debíamos dar y acumulando la entereza necesaria para lanzarnos a un plan improvisado con todos los números para que saliera mal. A mí me había tocado ser el maestro de ceremonias, bueno, más que tocarme, este papel me lo adjudiqué yo, pero es que no me fiaba de nadie para lo que se tenía que hacer. La primera parte era salir fuera y explicar a la policía que íbamos a dejar salir a doce rehenes, joder, ya hablo como si yo también fuera uno de los atracadores, bueno, la cuestión era hacer quedar fatal al jefe de policía y que los atracadores parecieran unos pobres corderitos que se habían extraviado del rebaño. Lo cierto es que ni yo me creía que lo consiguiéramos, pero había que intentarlo, era fundamental para que el plan saliera adelante sin que hubiera tiros.

En cuanto abrí la puerta del banco y salí fuera con los brazos en alto me pareció sentir como miles de cañones se clavaban con fuerza en mi pecho. Por un momento llegué a pensar que me confundirían con uno de los atracadores y que se liarían a tiros conmigo, pero no lo hicieron.

Justo en el momento en que la adrenalina dejó de empujar con saña la sangre hacia mis oídos permitiendo que pudiera volver a escuchar mis pensamientos empecé a desarrollar mi plan. Lo primero era localizar a la prensa, enseguida la encontré, se había congregado toda en el extremo derecho de la calle, estaban aislados, pero no lo suficiente como para no oír o ver todo lo que pudiera suceder en la puerta del banco. Luego localicé con rapidez mi segundo objetivo, un coche de policía aparcado justo en posición para salir de la calle sin tener que mover ningún otro. Mientras analizaba toda la situación y calculaba mentalmente lo que tenía que decir me di cuenta de que ya llevaba casi tres o cuatro minutos parado allí fuera con todo el cuerpo de policía expectante.

–No disparen, soy un rehén –ya ves que tontería, después de tanto tiempo les pido que no disparen. Unos policías desde la izquierda me hacían señales para que corriera hacia ellos, pero yo ni me movía ni hablaba, tantos ojos y tantos cañones apuntándome me tenían el gaznate paralizado, sabía que era lo que quería decir, incluso como lo quería decir, pero en medio de ese silencio de armas encañonándome no se me ocurría como empezar. Abrí la boca hasta cuatro veces, pero no salió nada de ella, llamadle miedo escénico si queréis, pero tenéis que reconocer que si hay una situación en la que la expresión miedo escénico adquiere un significado más puro esa tiene que ser ésta, donde una mala crítica equivale a que más de cien agentes descarguen sus cargadores en mi pobre cuerpecito, que aunque no es gran cosa, es el único que tengo ¿sabéis?.

–Sal de en medio, hijo. Escapa. –Gritó el que parecía el jefe con un enorme megáfono. Cuando le vi la cara con ese bigote frondoso y esas cejas tachando ese rostro de facha, arrugado por la mala leche, moviendo el brazo como un imbécil como si espantara moscas, me cabreé, ¿pero se podía ser mas tonto?

–¡No! –grité con fuerza para que me oyeran todos, y ahí sí, ahí sí que no se me quedo nada por decir, me salió del alma. Ese pedazo de hijo de puta estaba preparando una carga de la brigada ligera, por eso me pedía que me apartara, justo cuando iban a soltarse doce rehenes, lo dije todo, y no es porque lo diga yo, pero no sé si fue por la ira o por la inspiración que me dio esa cara de nostálgico del franquismo, pero me salió redondo. Primero acusé a los dos guardia civiles de haber provocado esa situación al actuar sin pensar, luego arremetí directamente contra él y expliqué a todo el mundo como los maleantes estaban a punto de rendirse justo en el momento en que él cometió la irresponsabilidad de contar por la radio que dentro del banco habían, nada más y nada menos que, ochenta y cinco millones de euros, pero en cuanto hice que la prensa prestara atención a esas dos furgonetas que se encontraban en segundo plano de las que asomaban las cabezas encapuchadas de unos señores armados con fusiles de asalto, con la clara intención de tomar el banco por la fuerza se hizo un murmullo general. Para colmo despotriqué por la falta de un negociador en condiciones, y acusé al jefe de policía de tener más ganas de recuperar el dinero que de salvar nuestras vidas.– suerte –dije condescendientemente– que desde dentro del banco un grupo de rehenes hemos tomado la responsabilidad que debiera corresponder a la policía y estamos tratando de negociar con los secuestradores para tranquilizarlos y lograr que esto se solucione con el máximo de velocidad y el mínimo derramamiento de sangre.

Cuando acabé de hablar las manos me temblaban y aunque luego me dijeron que nadie lo notó yo tuve la sensación de haber estado titubeando todo el rato.

Se creó un silencio que se podía cortar con un cuchillo. Todo el mundo estaba expectante, como esperando que dijera algo más y yo no me daba cuenta que me había olvidado de decir justo lo que salí a decir. Tengo que agradecer al señor jefe de policía que me recordara porqué había salido que, si no igual me hubiera devuelto para adentro sin decir nada.

–Salga usted de en medio y hágalo rápido. Deje estos asuntos para los profesionales, con esa gente, sabemos con certeza que no se puede negociar. Es usted un iluso si cree que puede conseguir algo.

–Bueno, no sé como le llamará usted a esto, pero yo no he salido aquí fuera para darles un sermón, eso sólo lo he hecho movido por la ira que me ha provocado su ineptitud y su desprecio por nuestras vidas, yo he salido a anunciarles que hemos convencido a los secuestradores para que suelten a doce rehenes, entre ellos dos niños, una anciana y una mujer herida, personas a las cuales usted estaba a punto de poner en peligro sin ninguna necesidad. –Joder, pensé, si lo hubiera preparado no me habría salido mejor. Me di la vuelta sintiendo el peso de ochenta balas de plomo sobre mi espalda y me metí otra vez en el banco. Justo en el momento en que la gruesa puerta de cristal blindado se cerró tras de mí sentí como si una fuerza que agarrotaba todo mi cuerpo me hubiera liberado de golpe y exhalé un enorme suspiro, tuve la sensación como si durante todo el tiempo que había estado allí fuera hubiera estado aguantando la respiración y me di cuenta de que estaba sudando como un cerdo. Lo cierto, y eso tengo que reconocerlo, es que durante esos segundos en los que entré en el banco y vi esas caras sonrientes, incluso la del nindundi de la gomina, oí como por la radio ponían verde, que digo verde, marrón al jefe de policía, y los políticos se aprestaban a declarar que la prioridad absoluta eran los rehenes, me sentí un héroe. Sentí que había hecho algo muy difícil y sentí el goce del triunfador. Me sudaba la polla estar secuestrado por unos chorizos histéricos cautivos de la fiebre del oro, porque después de eso me sentí capaz de todo, incluso me sorprendí tomándome en serio esa posibilidad que un rato antes había concebido como una simple broma íntima, pero las armas de Raúl y su compañero me devolvieron a la realidad, dejé de lado esa idea como lo que era, sólo una posibilidad graciosa, y volví a concentrarme en lo que importaba, salir de allí sin que nadie saliera herido.

En la radio todo tipo de comentaristas y políticos opositores aprovechaban la situación para degollar un poco más al pobre jefe de policía, incluso un comentarista llegó a definirlo como un psicópata violento con demasiado poder. La faena estaba hecha, con ese clima que se había creado ya nadie se atrevería a pegar un tiro a no ser que estuvieran degollando a alguien ante las cámaras.

En cuanto los doce orgullosos rehenes fueron liberados y recibidos como héroes en el exterior empezó la segunda parte del plan. Aprovechamos ese momento de júbilo y victoria gozado por casi todos excepto por el jefe de policía, que seguramente lo concebía todo como una derrota personal o una conspiración judeomasonicocomunista para acabar con su reputación, para salir el primer grupo y aprovechar así la sorpresa. Casi ni se dieron cuenta de que cinco personas salíamos a la calle cargadas con enormes sacos y una de ellas con la cara tapada y esgrimiendo un arma en una mano y un móvil en la otra. Me tocó chillar tres veces antes de que los allí presentes me prestaran atención.

–¡Eh! –Dije mientras nos dirigíamos directamente al coche de policía que había controlado en mi anterior salida– la cosa va así, ese señor de allí adentro cree que la única manera que tiene de salir de aquí es demostrar que es capaz de matar a alguien, pero le hemos convencido de que primero probará otras posibilidades. El móvil que lleva Raúl en la mano está en comunicación abierta con otro móvil que tiene su compañero en el banco.

–¡Eh! –requirió, el atracador a mi oído.

–¿Qué pasa?

–Yo no me llamo Raúl.

–Y eso que más da ahora –le respondí siseando y volví a dirigirme a mi armado publico, lastima de la r, eh.– Si la comunicación se interrumpe o Raúl le avisa que nos están siguiendo en helicóptero o en coche el otro sabrá que el plan a fracasado y optará por su método mucho más violento. ¡Coño! ¿Qué pasa? –Dije otra vez siseando hacia atrás– deja de darme golpecitos con la pistola en el hombro que me pongo nervioso, ¡joder!

–Es que yo no me llamo Raúl –pareció suplicar el atracador.

–Luego, luego –le respondí, y seguí con mi discurso– en cuanto lleguemos a un lugar seguro y nadie nos haya seguido, Raúl le dirá a su compinche que venga y el proceso será el mismo pero al revés. –Suerte que terminé ya porque Raúl me estaba poniendo de los nervios dándome golpecitos con la pistola en la espalda, no hay que olvidar que por muy familiarizados que estemos ya con las armas de fuego gracias a las películas americanas no dejan de ser máquinas para matar señores y eso a mí me pone muy nervioso.

Nos metimos todos en el coche de policía mientras los agentes nos miraban atorados y buscaban en su jefe una respuesta. Este estaba hablando por el móvil con alguien y no sé que estaba diciendo, pero parecía evidente que se le tropezaban las palabras, seguramente le estaban ordenando que no interviniera y su ardor guerrero heredado de la división azul le estaba devorando las entrañas, pero no me preocupaba, como buen funcionario, porque por muy armado que fuera no dejaba de ser un funcionario, primaría el instinto de conservación del cargo sobre todas las demás cosas. Así que arranqué sin problemas y salí de la calle a toda leche, y de verdad, no me lo podía creer, pero no nos seguía nadie.

Parecía que el plan funcionaba. Ahora era cuestión de salir hacia el Masnou, un pueblecito de la costa del Maresme, y allí tirar para la montaña hasta un lugar llamado el Turó d’en Baldiri, uno de esos lugares en medio de la montaña que por la noche suele estar lleno de coches aparcados con las lunas empañadas, pero que por la mañana, un día de diario, puedes estar seguro que no te vas a encontrar a nadie. Este lugar, además, tenía otra ventaja, era un gran balcón al mar desde allí se podía divisar con claridad toda la costa desde Barcelona hasta Mataró, cosa que independientemente de convertirlo en un lugar muy hermoso hacía que fuera imposible seguirnos por tierra o por mar sin que nos diéramos cuenta.

La radio ladró con fuerza los nervios y el caos policial que había causado nuestra escapada por sorpresa. Estuvimos intentando entender algo en ese barullo de gritos, números y palabrejas de argot policial hasta, que, deduzco, alguien se dio cuenta de que si llevábamos un coche de policía les podíamos escuchar tranquilamente, o al menos eso es lo que imagino porque de repente alguien repitió tres veces un código numérico y el silencio se hizo en el coche. Busqué por otros canales, pero sólo encontré más silencio. La verdad es que no conozco demasiado bien el funcionamiento de esos chismes, o sea. que no sé si es que ya no hablaban o es que yo no sabía encontrarles, el hecho es que después de un rato de búsqueda la apagué. El silencio era tan pesado en el coche que puse la radio sólo que esta vez la otra, pero la situación fue a peor, bueno, no es que fuera a peor, simplemente dejó de ser tensa para ser ridícula, porque en la radio estaba sonando la Chica de Ipanema versión xilófono. Y ya os podéis imaginar el ambiente en el coche, cinco tipos, todos cagados de miedo, aunque por diferentes razones, en silencio, escapando de la policía y… tara ra rara ra rara ra rara ra rara y para colmo el señor gordito con pinta de cura que se sentó a mi derecha, me imagino que por los nervios se puso a tararearla. Yo creo que le miré mal porque enseguida se calló y yo apagué la radio. La escena ya estaba rozando el esperpento y no lo pude aguantar más, sobretodo desde el momento en que esa idea graciosa que me iba dando vueltas por la cabeza desde el principio de esta aventura empezó a tomar cuerpo y, lo peor de todo, me la empecé a creer.

–En el silencio del coche nadie se dio cuenta, pero a mí me estaban sudando las manos por el subidón de adrenalina que estaba teniendo. Esa idea ya no revoloteaba tranquilamente por mi mente, sino que giraba a toda velocidad haciendo un ruido atroz que me aceleraba el corazón. ¿Lo iba a intentar? ¿Sería capaz de hacerlo? Sí, me sorprendí diciéndome a mí mismo, lo voy a intentar. Durante el transcurso de esos veinte minutos que hay entre la plaza de las Glorias y el Masnou mantuve mis dientes apretados y mis manos contraídas en el volante, no quería que se notaran mis nervios, aunque en el fondo tampoco era tan extraño estar nervioso, al fin y al cabo estaba siendo secuestrado, ¿no? Luego giramos hacia Teià, cruzamos el pueblo, que no se acababa nunca y llegamos a la riera de arena. Conocía bien el camino porque me había criado en la zona, fui yo quien les propuso el lugar a los atracadores. He de admitir que me sorprendió mucho que los dos lo conocieran, pero no hice preguntas. Tomé el primer camino a la derecha y subimos por una pista hasta un collado donde se cruzaban cuatro caminos y me detuve en seco, quedaban todavía unos tres kilómetros hasta el Baldiri, pero si quería ejecutar mi plan debía llegar allí sólo, con Raúl.

Me giré hacia atrás y le dije –bien Raúl, ya has ganado. Como puedes ver nadie nos sigue, el plan está saliendo bien, debes dejar que ellos se marchen. –Hablaba con tranquilidad, vocalizando mucho para no titubear y escondía las manos en el respaldo para que no viera como temblaban.

Raúl me miró como asombrado. –Ni hablar, os venís todos conmigo hasta el Baldiri.

–No –dije yo categóricamente. Saqué las llaves del contacto y miré por la ventana al terraplén lleno de zarzas que se abría fuera del camino.– No sé si recuerdas que hace un rato estabas en un banco sitiado por tropecientosmil policías a punto de convertirte en carne de forense, y ahora en cambio estás aquí, en medio de la montaña, a punto de convertirte en un hombre libre y asquerosamente rico. Has ganado, tío, ¿no lo ves? Hicimos un trato, la seguridad de los rehenes por encima de todo, ahora ya no son necesarios debes dejarlos ir, sólo con que me quede yo ya vale.

–Pero podrían seguir al turco o ellos podrían llamar a la pasma y decirles donde estamos.

–Mira, amigo, si siguen a tu compañero es que son imbéciles y el plan ha fracasado, se van a liar a tiros, por eso cuanta menos gente haya para recibir mejor ¿no? Y por otra parte si los dejas aquí ellos se meterán en el restaurante que hay aquí abajo y esperarán a que todo termine, y te puedo garantizar que lo harán así, porque si no lo hacen seguramente, yo y los cuatro rehenes que vienen con tu amigo lo llevaremos muy crudo. ¿Verdad que haréis lo que he dicho?

Los tres afirmaron con la cabeza, pero no se atrevieron a decir nada, me imagino que no lo entendían, pero que ya les iba bien la dirección que estaba tomando el asunto.

–No –dijo Raúl, esgrimiendo la pistola.

Yo abrí la puerta muy mosqueado. –O vamos para arriba tú y yo solos o no va nadie –dije agarrando las llaves como si las fuera a lanzar al terraplén. Dios, que órdago acababa de lanzar. Miré hacia dentro del coche y las caras de todos, Raúl incluido, habían cogido un tono gris ceniza. Él miraba nervioso el móvil y yo me alegré de que lo de “móviles en constante comunicación” hubiera sido un farol. Evidentemente no me podía arriesgar a que un fallo de cobertura le costara la vida a cuatro personas, el trato era que si pasaba algo Raúl haría una llamada y el colega se pasaría por la piedra a todos los rehenes. Así que Raúl estaba solo. No podía llamar a su compañero para pedirle consejo porque si lo hacía todo se iba a la mierda y el plan estaba saliendo demasiado bien como para echarlo todo a perder por mantener su postura, así que acabó cediendo.

Los tres se bajaron del coche por el mismo lado y yo también me bajé.

–¡Hey!, tú, ¿dónde te crees que vas?

–Voy a asegurarme de que no llamen a nadie y de que se queden bien quietecitos en el restaurante. No me gustaría que alguno de esos, encima de que me la juego para sacarlos de peligro, nos traicionara. –Pero no lo iban ha hacer, hablé con ellos y me dieron las gracias efusivamente, prometieron meterse en el restaurante y no salir hasta que yo los fuera a buscar– Bueno, ya estamos listos, ahora sólo nos queda subir ahí arriba y esperar a tu compañero.

Lo que pasaba en ese momento en el banco como es obvio no os lo puedo contar de primera mano, pero tanto yo como la mayoría de la gente de este país nos hartamos de verlo durante semanas por televisión. El jefe de policía esta vez no se iba a dejar engañar, se argumentaba a sí mismo que el primer grupo sólo se le había escapado porque él lo había permitido, no era necesario seguirles y arriesgar sus vidas en una acción precipitada, en cambio, el segundo grupo no se le escaparía. Había puesto micros y localizadores en todos los coches de los alrededores y había montado, por si acaso, todo un complejo entramado de coches y agentes convenientemente camuflados para vigilar todas las salidas de la ciudad. Al cabo de veinticinco minutos, tal y como habíamos estipulado que se hiciera si no se recibía ninguna llamada, el compañero de Raúl fingiría que le decían algo por teléfono y empezaría su huida. Esto haría pensar a la policía que el lugar donde habíamos quedado estaba dentro de un radio mucho más cercano del que en realidad estábamos. Las cinco personas salieron a la calle, pero esta vez, al revés de lo que sucedió con nosotros, todos los estaban esperando. Me admiró la entereza con que el director del banco se comportó, parecía un pastor dirigiendo su rebaño a través de una jauría de lobos. Por su lado el jefe de policía, al contrario de en nuestro caso, esta vez sonreía plácidamente, todo estaba controlado, seguro que creía que no se iban a escapar. Primero vio como no se acercaban a ningún coche de policía, rompían el cordón policial y se iban caminando calle abajo, pero no dejó de sonreír, él ya había previsto que no usaran ninguno de los coches cercanos en previsión de que llevaran localizadores, pero sí dejó de sonreír cuando vio que los cinco hombres se metían en el metro. ¿Unos atracadores huyendo en metro?, ¿y encima con rehenes? No podía ser.

La prensa intentó correr para seguirlos, pero el director del banco les lanzó una amenaza bien clara. –Si nos sigue alguno de vosotros… nos matan.

El jefe reaccionó con velocidad, en esa estación paraban dos líneas así que ordenó que se llenaran de agentes de paisano las cuatro estaciones siguientes a ésta en todas las direcciones. Al mismo tiempo dos mujeres policía convenientemente vestidas de pacas que vienen del mercado se introdujeron en la estación unos minutos después para visualizar todas las cintas de los andenes a ver en que tren se metía el grupo. Después de diez minutos de espera infructuosa a una de las agentes que evidentemente superaba la media de inteligencia de sus compañeros, le asaltó una sospecha. –¿Por favor, puede rebobinar diez minutos las cintas de todos los accesos a la estación?

–Pero nos han dicho que vigilemos los andenes –le riñó su compañera, pero la agente en cuestión no le hizo caso y gracias a ello encontró lo que buscaba, y gracias a Dios lo encontró demasiado tarde.

Allí estaban cinco hombres saliendo tranquilamente por el otro extremo de la estación, por una boca que daba a la calle de abajo. Tan sólo doscientos metros separaban una boca de la otra, pero entre ellas había un muro de edificios de ocho plantas que les regaló el total anonimato. Por suerte para el moreno y sus rehenes la hora de la cinta indicaba que eso había sucedido doce minutos antes, es decir, con tiempo de sobras para esfumarse.

Todo esto se le había ocurrido al director que aparcaba siempre el coche en un parking situado en la calle de abajo y que en alguna ocasión cuando por algún motivo llegaba tarde para ganar tiempo pagaba y atajaba por los túneles del metro. Lo cierto es que fue una buena idea por que 20 minutos más tarde un Audi blanco con dos personas circulaba tranquilamente por la plaza de las Glorias camino del Turó d’en Baldiri sin que nadie, ni siquiera un Citroen gris metalizado con dos agentes de paisano que estaba disimuladamente aparcado en la salida de la Gran vía, se percatara de ello. ¿Pero cómo iban a verlo? les habían dicho que como mínimo les comunicarían la marca y la matrícula del coche que tenían que buscar. Cuando unos minutos antes les decían que el objetivo era un coche desconocido con cinco personas, una de ellas con cara de atracador, los dos levantaron los ojos y miraron incrédulos los cientos de coches por minuto que les cruzaban por delante y ante la estupidez de la tarea que les acababan de encomendar, los dos, optaron por seguir discutiendo sobre quien era el mejor lateral izquierdo de la liga española.

Ya a la altura de Badalona el director del banco consideró que el peligro había pasado y les dijo a los tres de atrás que ya podían levantar la cabeza.

Yo, por mi parte allí estaba, conduciendo hacia el Baldiri y masticando mis propios nervios para que no se me notaran tanto. Tomé una pequeña pista llena de baches que salía hacia la derecha del camino principal y llegamos al final, una pequeña explanada cubierta por las copas de inmensos pinos. A un ladito, no demasiado visible, salía un pequeño sendero que te llevaba a lo que era el verdadero Turó y desde el que se contemplaba todo el camino que habíamos hecho hasta allí. Cerramos bien el coche y fuimos a sentarnos a ese maravilloso balcón natural que nos permitiría ver si realmente todo iba a salir como habíamos previsto.

No tardaron en aparecer, los vimos entrar en Teià y luego los perdimos de vista hasta que llegaron a la riera de arena, y ya allí se hizo evidente que habíamos ganado, que nadie les seguía.

Me giré a Raúl y le dije: –¿Qué, tío, qué se siente siendo millonario?

Creo que fueron mis palabras las que le hicieron comprender que habían ganado. No pudo contenerse se levantó y empezó a chillar, – sí, sí, sí.

–¿Qué, me imagino que querrás mirar tu dinero?

Raúl no contestó y salió corriendo hacia el coche, yo le seguí, cuando llegó abrió las puertas de atrás, sacó una de las sacas y la tiró al suelo. Se arrodilló delante de ella y abrió la cremallera. Dejó la pistola encima del asiento y empezó a acariciar el dinero. Yo había previsto apoderarme de la pistola aprovechándome del júbilo de la victoria, pero jamás me imaginé que me lo iba a poner tan fácil. Cogí la pistola y él ni se dio cuenta. Estaba tan feliz acariciando su dinero y le brillaban de tal modo los ojos que me supo muy mal despertarle de su sueño. ¡Ey! ¡Raúl! ¡Ey!. Este se giró y su cara cambió. La sonrisa no se borró de golpe, en un principio sólo una sombra de desconcierto la cubrió. El pobre tardó en entender lo que estaba pasando, todo el cansancio del día toda la tensión, todos los nervios se conjugaron en un segundo, se dejó caer en el suelo y empezó a llorar como un niño.

Yo me acerqué y le toqué el hombro. –Va, Raúl ponte de pie. Se levantó y se recostó contra el coche.

–Al final de todo voy a acabar en la cárcel.

–No Raúl, hoy va a ser un buen día para ti te lo prometo, no tan bueno como habías previsto, pero bueno al fin y al cabo.

–¿Cómo?

–Sí, amigo. Vas a ser libre y rico, sólo que no tan rico.

Raúl pareció recomponerse. –¿Te vas a quedar el dinero?

–Todo no –respondí– Una parte es para vosotros. Y ahora levántate disimula y sígueme la corriente que ya llegan los demás. Y no te preocupes, te prometo que vais a salir ganando con esto.

Es curioso pero Raúl confiaba ya a esas alturas plenamente en mí, porque sonrió, y noté que esa sonrisa le salía del alma. –En cuanto desarme a tu compañero ni se te ocurra seguir sonriendo de esa manera o se me va a notar el juego ¡eh! –Le dije y él asintió con la cabeza.

Raúl estaba sentado en el capó del coche cuando el Audi blanco se detuvo ante nosotros. El moreno se bajo del coche y miró a Raúl. Este estaba muy serio y no decía nada. –¿Qué pasa? ¿Dónde están los demás? ¿Qué nos siguen?

–No, respondí yo, sólo que en las sacas sólo son de verdad los primeros y los últimos billetes de cada paquete, los de en medio son trozos de papel –le dije señalando la bolsa abierta que tenía yo en los pies.

A éste se le contrajo la cara, seguramente no entendía nada, en su mente recordaba perfectamente como había repasado los fajos en el banco, pero la cara de Raúl no era la de un hombre que se acaba de hacer rico, así que se lanzó desesperado a la bolsa, dejó el arma a un lado y se puso a mirar los fajos de billetes. Todos estaban bien, no entendía nada, pero cuando levantó la vista y descubrió el cañón de una pistola entre sus dos ojos lo entendió todo, le habían tomado el pelo. Yo cogí su recortada y la lancé lejos.

–Levántate y ponte con tu amigo, y vosotros –dije dirigiéndome a los otros cuatro rehenes que estaban allí a un lado con la boca abierta– id hasta el cruce, allí hay un restaurante donde encontraréis a los otros rehenes, llamad a la policía, yo los retendré hasta que vengan.

El director se quedó de pié mirándome mientras los otros se metían rápidamente en el coche. –¿Me quedo contigo? –Me preguntó.

–No –le respondí– es mejor que baje con ellos a llamar a la policía y se asegure que no hagan nada contra mí. En el fondo les hemos humillado y no me extrañaría que se quisieran vengar de alguna manera.

Él me miró y sonrió. Y dijo –de acuerdo, ahora te traigo a la caballería… ves con cuidado, eh.

Yo asentí y el coche desapareció detrás de una curva.

Me quedé solo con esos dos y en ese momento el moreno empezó a andar despacio hacia mí. –No tienes cojones de matarme.

–En eso tienes razón, pero si los tengo de volarte las dos rodillas y los dos hombros. –Esto detuvo al moreno que volvió a retroceder.

–¡Mierda! Al final vamos a acabar en el talego.

–No turco –dijo Raúl– escúchale, tiene algo que decirnos.

Yo les miré sonriente, es curioso como me había ido relajando poco a poco, ahora ya me daba la sensación de que había hecho esto toda la vida. –Muy bien, ahora vais a coger tres paquetitos de esos cada uno, os subiréis al coche de la pasma y tirareis por la derecha hacia Premià de Dalt. Antes de llegar veréis que hay un bosque a mano derecha con unos márgenes muy altos y espesos, cogéis el coche y lo tiráis en algún sitió que cueste de encontrar. Bajáis al pueblo y cogéis un autobús que sale cada media hora hasta la estación de Premià de Mar, allí cogéis el tren hasta Lloret, buscáis la estación de autobuses y os subís a un autobús que no sé a que hora sale, pero sé que lo hace cada día, y que va hasta Praga. Son dos días de camino, lo sé porque yo lo tomé el año pasado. Una vez allí os buscáis un hotelillo, pequeño, pero bonito, nada de lujo y os pasáis unas vacaciones de un año, que trescientos mil euros dan para mucho. Pero ni se os ocurra iros a zonas de lujo ni despilfarrar ostensiblemente porque os pillarán. Y sino mirad al Dioni.

–Si nos pillan a nosotros tu también caes. –Me dijo el turco, pero con lo que les conté luego descubrieron que no, que incluso si les pillaban ellos no iban a decir nada.

Les expliqué que se tenían que buscar la vida para abrir una cuenta de correo que se llamara melaspiréconlapasta@gmail.com, y que allí les explicaría como cada año iban a recibir, cada uno de ellos, un paquetito como el que ese día se llevaban. Ese era mi seguro. Si los pillaban y los metían en la cárcel al menos, cuando salieran, serían asquerosamente ricos.

Antes de soltarlos le pedí a Raúl, del cual me fiaba más que de su amigo, que me diera una buena paliza con un palo. No le dejé que me pegara en la cara, no quería arriesgarme a perder el conocimiento. Una vez se hubieron ido y dejado allí todas las sacas con toda la velocidad que me permitió mi magullado cuerpo lancé las cinco sacas y la pistola al centro de un enorme zarzal donde quedaron totalmente escondidas.

Ya cuando regresaba hecho polvo del último viaje empecé a oír las sirenas a todo trapo que subían por la pista. Cogí el palo con el que me habían dado la paliza y me arreé lo más fuerte que pude con él en la cabeza. No perdí el conocimiento, pero me mareé mucho. En cuanto llegaron encontraron a un pobre hombre inconsciente en el suelo.

Noté unas manos que me incorporaban y que me daban unas bofetaditas en la cara – ¿Esta usted bien?

Reconocí la voz del jefe de policía y no me dio la gana de abrir los ojos. Suerte que, en seguida, llegaron los de la ambulancia y le metieron una bronca impresionante por haberme movido. Una vez en la ambulancia me relajé tanto que me quedé dormido de verdad y no me desperté hasta al cabo de dos días.

Me imagino que sólo por el hecho de que esté hoy aquí en un bar en el Raval en Barcelona tomándome una cerveza y contándoos esta historia, ya supondréis que al final todo fue bien, que se creyeron mi cuento del pobre hombre desarmado por unos bandidos sin escrúpulos y que yo terminé quedándome con la pasta ¿no? Pues ciertamente así fue, pero todavía hay un par de puntitos que me gustaría aclararos sobre como fue todo después.

Al final todos los rehenes salieron ilesos excepto yo y el que se sentó a mi lado con pinta de cura en el viaje al Baldiri, se ve que el muy cafre, para hacerse pasar los nervios en el bar, se tragó en media hora una botella y media de ciento tres, cosa que hizo que se lo tuvieran que llevar en ambulancia y estuvo dos días en coma etílico. Por otro lado todo el asunto estuvo en debate público durante bastante tiempo, sobre todo cuando se descubrió que la bala que hirió a Pedro, el segurata, procedía no del turco ni de Raúl, sino de uno de los guardia civiles y digo hirió porque al final Pedro no murió, pero no os creáis que todo es bello y bonito, no. El pobre Pedro todavía está en la UVI. La bala se le alojó en el cerebro y no se la quitaron hasta hoy hace dos meses, en que le pudieron hacer una operación calificada de alto riesgo que se pudo realizar gracias a la donación anónima de un desconocido que corrió con todos los gastos, pero incluso así tardará meses en salir del hospital, y seguramente le quedará el lado derecho paralizado de por vida. El jefe de policía a partir de ese día y con toda la polémica que se organizó por su actuación se volvió un personaje muy molesto en el ejercicio de sus responsabilidades, así que para solucionarlo fue ascendido. La agente que descubrió como lo hicieron para escaquearse en el metro el turco y sus rehenes ha dejado el cuerpo y ha interpuesto una querella contra éste por mobbing. En lo que concierne a Raúl y su camarada ya me he puesto en contacto con ellos, por lo visto el turco se está pateando la pasta en putas y parrandas por los barrios bajos de Praga, en cambio Raúl que al final resultó llamándose Segundo González, parecía que estaba sentando la cabeza y se había echado de novia a una checa preciosa con la que se quería casar.

Por mi parte he de decir que hasta hoy lo he pasado fatal. De entrada tardé casi un mes en poder salir del hospital, allí en el Baldiri con la adrenalina tocando el rojo no lo noté, pero el cabrón de Raúl se quedó a gusto dándome la paliza. En cuanto pude salir lo primero que hice por la noche fue coger un machete y subir al Baldiri. Tuve que esperar hasta las cinco de la mañana en que la última parejita acabó de echar el polvete para poder acercarme al zarzal, pero allí estaban, cinco hermosas bolsas llenas de dinero. Durante todo el tiempo que estuve en el hospital estuve planteándome como hacerlo para blanquear tanto dinero, al final la solución fue tan fácil como poner el asunto en manos del abogado más caro de la ciudad.

Pero no todo ha sido tan simple, yo no me he atrevido a gastarme ni un duro de ese dinero en todo este tiempo. Seguro que es paranoia mía, pero… tengo la sensación de estar siempre observado. Desde ese día he seguido trabajando como si fuera tan pobre como antes, mirando detrás de cada esquina, esquivando los lugares oscuros, siempre con la sospecha de que aparecerá la policía para detenerme. No os imagináis lo duro que se hace aguantarle una bronca a tu jefe sabiendo que tienes en diferentes cuentas dinero suficiente como para comprarle la empresa doscientas veces.

En un principio decidí aguantar dos años sin tocar ni un duro pero… lo siento, ya no puedo más. He hablado con mis abogados y me han asegurado que aunque me pillaran no ingresaría en la cárcel ni perdería todo el dinero, así que me largo muy lejos donde pueda vivir tranquilo, y lo hago sin avisar a nadie. Tengo, aquí, en la mochila, unos calzoncillos, un traje de baño, la novela Motor origen y un pote de bronceador, lo demás ya me lo compraré en Cualalumpur. Dentro de unas horas cuando mi ex jefe venga a la obra que está en la casa de al lado y pregunte por mí, le dirán que el capataz salió a tomar una cerveza y ya no volvió. Ya les escribiré a él y a todos mis amigos una postal desde la Conchinchina diciéndoles que estoy vivo. Por cierto ¿dónde debe estar la Conchinchina? Sí, después de Cualalumpur me iré a visitar la Conchinchina, si es que existe, claro.

Un hombre entra en el bar gritando: –¿quién ha pedido un taxi para el aeropuerto?

–Yo, yo –digo emocionado. Cojo mis cosas y me voy con él. ¡Ah! me olvidaba al director del banco le ingresé de manera anónima un millón de euros la semana pasada, creo que se lo merecía, sobre todo después de recibir una nota firmada por él en mi casa esta mañana donde decía: “Gracias, no esperaba menos de ti.”

Vicens Jordana

 

Guardar

5 thoughts on “Un momento de inspiración

  • brillante, simplemente brillante. No por lo correcto de la sintaxis ni toda esa miérda. Un relato llano, cercano, que realmente parece que te lo cuenta alguien en un bar. Cabe decir que en realidad estaba buscando algo referente a composición musical, vamos, que caí aquí por casualidad. Y me atrapó desde el principio hasta el final. Enhorabuena.

    Si fuera basada en hechos reales no veas que bien me venía un 0,0,01% de esa pasta jeje.

    Un saludo

    • Gracias Darevil, sobre todo por que reconozco la dificultad de leerse un texto así sin corregir. sí que no iría mal un poquito de esta pasta, jaja, tengo que reconocer que no sabría si esta fue una historia que me inventé o algo que soñé que me pasaba. En todo caso me alegra que te haya gustado.
      Ah, aunque me imagino que te habrás dado cuenta también hay dos novelas más, que creo te gustarán. Las puedes comprar o leerlas en web y si buscas por foros de descargas también las puedes encontrar, aunque si las compras mejor para mi y si no tranquilo lo más importante es ser leído.

  • Ei tete,l’acabo d llegir i m’a agradat força,ets un bon escriptor,per mi segur.Em vull llegir 1 dls teus 2 llibres primer,¿kin m’aconselles?¿ls tens traduïts al català?jo1preferexo si pot ser,gràcies;)com bé saps a mi el castellà no em motiva tan…mentre no em contestis t’aniré llegint el blog…enbcara k sigui 1xic massa ejspañoleitor x mi ,1cosa no treu l’altre Germà…hahahahgajhahgaj

  • ho sento Txabi, escric bàsicament en Castellà, no es per una qüestió política ni res, es que en català escric fatal. Es per culpa dels integristes de la llengua, quan tenia disset anys i li ensenyava un text a algú en ves de llegir-lo es trencava el cul amb les faltes, a les hores no hi havien correctors, així que em vaig acostumar a fer-ho en castellà per evitar això, i es clar, mi he acostumat. A mes, si vull sobreviure sense subvencions, en castellà tinc un mercat de 140 milions de persones i en català d’un milió i escaig. La veritat es que en realitat, si pogués escriuria en anglès, que a ells els hi agrada mes la fantasia i els hi costa meny pagar per internet.
    Les novel.les es poden comprar en aquesta mateixa pàgina i te les envio o quan baixis a veure la famili em fots un truc i fem una bierreta i te les passo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *