No os asustéis, pero estoy bastante seguro que eso del genocidio de América es uno de los grandes timos de la humanidad. En una ocasión escribí que el verdadero engaño de la historia no estaba en los hechos en sí mismos sino en la manera en la que se nos cuentan, y éste es un claro ejemplo.

¿Qué nos cuentan? Resumiendo, que el genocidio fue algo que hicieron los españoles hace quinientos años. Y aunque los datos son correctos invitan a llegar a conclusiones equivocadas. Primero, cierto es que hace quinientos años los que llegaron a América eran españoles, pero suponiendo que la culpa de lo sucedido sea heredable, sus descendientes actuales ya no lo son. Buscadlos en las clases dominantes de América Latina. También nos dicen que el genocidio fue algo que sucedió hace quinientos años, situando el hecho en el pasado como algo acontecido y ya terminado, como si la masacre de los pueblos indígenas se hubiera detenido allí y no hubiera persistido hasta nuestros días.

Hoy la masacre de los pueblos indígenas continúa. Obviamente se mata menos, pero es que también quedan muy pocos. Esos señores blanquitos, que podrían pasar tranquilamente por habitantes de cualquier ciudad española, con nombres tan castizos como Santos, García, Uribe, Rodríguez, Lopez, etc., continúan la masacre con total impunidad gracias a esa mentira histórica que sitúa la culpa en un pasado remoto y al otro lado del océano. Sus empresas y sus políticas, sea por los recursos, minas, ganadería, embalses, o por que simplemente molestan, contrabando, narcotráfico, explotaciones agrarias, siguen desplazando y asesinando poblaciones enteras con total impunidad, como llevan haciéndolo desde hace quinientos años.

Aquí os dejo un mapa de los conflictos de las multinacionales, sobre todo españolas, con poblaciones indígenas para que os hagáis una idea, pero esto solo es una pequeña parte del pastel. Faltan muchas y no está el narcotráfico ni muchos desplazamientos por destrucción del hábitat y solo se cuenta lo actual, no salen las esterilizaciones forzosas en Perú ni las víctimas del conflicto armado en Colombia ni la destrucción de los cultivos por fumigaciones desde el aire ni miles de barbaridades que sufre la población indígena a lo largo del continente y que demuestran que el genocidio es algo muy actual perpetrado por, o con la connivencia de las clases dominantes latinoamericanas.

http://www.codpi.org/territorio-y-recursos-naturales/observatorio/mapeo

Vicens Jordana

12 de octubre de 2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *