—Pero… tu eres poderoso. Puedes mover cosas con la mente; puedes hipnotizar a los demás para que hagan lo que tu quieras; puedes provocar ilusiones… lo cierto es que no conozco el límite de tus poderes.
—Mira Javi, tu no conoces mucho de mi, pero entre mis poderes está el de ver el futuro… he provado tantas cosas, pero siempre había muertos. Cambiaba algo que me parecía mal y morían 50 millones de personas al año siguiente. Cambiaba otra cosa y morían 100 millones. Por mucho que hiciera siempre moría gente por mis decisiones.
—Pero cada año mueren mas de 100 millones de personas, si solo murieran 50 millones estarías salvando millones de vidas.
—No amigo, no es así… o al menos yo no lo veo así. Si yo intervengo, si yo uso mi magia, yo soy el responsable de lo que suceda. Si mía ha sido la decisión míos son los muertos, y yo soy incapaz de matar a 50 millones de personas por muy mal menor que sea.
—Pero…
—No amigo mío, no, y tu tampoco podrías… por eso, ni tú ni yo nos dedicaremos jamás a la política.

Vicens Jordana





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *