Se ponía a llorar cada vez que lo recordaba. Con las manos intentando contener sus lágrimas, revivía el peor día de su vida.
Era más o menos el medio día, porque estaban a punto de comer, cuando entraron los soldados. A él le dieron una paliza y lo amordazaron, su mujer, desgraciadamente, no les gustó y la mataron. Y siete soldados, porque fueron siete, violaron sucesivamente por delante y por detrás a sus hijas de diez y trece años.
Ester, la pequeña, sobrevivió, y él también. Pero a partir de ese día su vida transcurrió marcada por el odio, un odio que lo atormentaría todos y cada uno de los segundos de su existencia, un odio visceral contra su cuerpo… jamás, aunque pasasen mil años, jamás le perdonaría esa erección.

Vicens Jordana





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *